10 de febrero de 2015

Positivistas Off





Desde que cierta cosa que ocurrió he odiado muy fuerte a los positivistas, a las frases positivas o cualquier cosa que tenía que ver con ser positivo, vivir la vida, y que todo es super bonito. No, el mundo no es bonito, no todo es flores y chocolate y corazones (a no ser que siempre estés fumado), no vivas una mentira, y mucho menos te lo digas a ti mismo pensando que eso lo va arreglar, porque no. A cuenta de este odio por así decirlo he de confesar que me está costando mucho unos ejercicios de mi terapia, conocido como Cambio de Pensamientos, el caso es escribir un pensamiento negativo o distorsionado, que en el caso de personas con trastorno estos pensamientos son desmesurados y desbocados por cosas que ni lo son ni son ciertas, y transformarlo en un reto o pensamiento positivo. Claro, aquí viene la movida, ¿cómo escribes algo que tú no te crees? Porque yo no me creo algunas cosas, porque estoy educada de manera que veo las cosas de distintos colores, no todo rosa como tú (sí, tú), pero las escribes… aunque no las creas, las escribes, también está el hecho de escribirlo como un reto ¿y a quien no le gusta un buen reto, una aventura? Ambas maneras están igual de bien. Otra manera es preguntar a alguien. En mi caso como no conseguía escribir nada le pregunté a mi tía como hacerlo, cual sorpresa me llevé al final del ejercicio odiaba a la persona que decía esos pensamientos negativos, ¡y más sorpresa cuando supe que esos pensamientos yo los tengo la mayoría de las veces! Es como… No odio a ti mismo, que de eso tengo de sobra, sino verte reflejado en unas frases y pensar “¿cómo pude pensar o pienso a veces así?”. La respuesta, eres gilipollas. De ahí ya consigues hacer tus propios pensamientos positivos, porque buscas el sentido racional a lo pensado y lo dejas entrar en ti. Esto no es lo mismo que pensar “vive la vida”, “todo es super feliz”, “sé positivo”. No, tienes derecho a ser feliz y a ser triste, a ser enfadado y ser loco, porque eres tú. Si no tuviéramos todas emociones y pensamientos seríamos máquinas. Si tienes que llorar, llora, si tienes que reír, ríe. Si crees que tu vida es una mierda, cámbiala. Ante todo con fuerza, muchísima fuerza. Yo no tendría tatuado un Stay Strong si no fuera fuerte, porque a veces lloro y me quiero rendir, pero sé que debo seguir, no porque al final habrá un final feliz, no porque la vida es subidas y bajadas, y sé que debo seguir fuerte, luchando por lo que creo y lo que siento. Así que, querido positivista, mi más sentido “vete a tomar por culo” de esta guerrera que sigue luchando.


Lucy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...