28 de octubre de 2014

Lost Stars.



               En la parte trasera de un cheevy Impala antiguo viajan sin destino alguno aquellas dos almas. Ella, pelo moreno claro retirado de la cara para poder observar el mundo que pasaba por la carretera en cada instante, un vestido plisado de flores como única prenda que pudo coger antes de huír y los labios rosados, afrutados y con restos salados de tantos besos compartidos por lo corto que llevaban de noche. Él, pelo negro cual cielo y las manos fuertes, agarradas en el manillar del coche, dos ojos azules cual océano, perdidos en el final de la carrera. En la parte trasera, lo básico, dos guitarras a cada cual más tocada, más usada para cantarse mutuamente, dos maletas llenas de lo primero que uno toma cuando quiere salir huyendo de la ciudad, en una carrera invisible contra la nada, y una cinta de música, rayada de las infinitas veces reproducida.
                La noche caía suave sobre el cielo, dejando mostras las estrellas, que no solo brillanaban en el cielo sino en las miradas de los viajantes, esperanzados, en el fondo… Felices. No están seguros de si aquello era una gran idea o una locura, pero era una aventura, una ventura juntos. Ella alarga su mano y toca una de las de él, para acompañarle en la conducción. Él la sonríe de lado, contento de tenerla a su lado, de estar juntos en aquello. La cinta de música gira en el reproductor y vuelve a sonar por incontada vez, llenando el vehículo de aquella melodía que, para ellos, era su secreto, la habían escrito entre ambos en una pequeña azotea de Nueva York, cuando la noche iluminaba las partituras y los pitidos de los coches marcaban el ritmo de la canción.

                Si hay algo mejor que huír en la nada, que se lo cuestionen a los soñadores, a ellos dos. Porque están seguros de que no existe mejor satisfacción que aquella. Sus manos se juntan, en un puño, fuerte e indivisible, mientras el solo de la guitarra sube por sus oídos, se cuela en sus huesos y hace mover sus cabezas, riendo al unísono. Pronto amanecerá, pero el momento bajo la luna parece infinito, al igual que la carretera, larga y estrecha, sin ningún coche alrededor, de solo la respiración de ellos y alguna que otra queja del coche, viejo  y usado para tantas aventuras.
                
                  Una mirada compartida, un sonrisa de lado, la cinta da la vuelta.


                Esto no es real, es solo una imaginación, un recuerdo vago, un suspiro en la oscuridad, en la oscuridad de aquella noche, iluminada por las estrellas perdidas del firmamento.




Sé fuerte (décima parte)





“Aprecia cada sentimiento y podrás vivir honestamente”





Meta: Piensa en algo o en alguien que te destrozó el corazón y piensa después en cómo ese dolor te hizo cambiar y superarte.

   Muchas veces, más de las que quiero o voy a aceptar, he pensado en todas las personas que he ido conociendo y luego perdiendo en mi vida. Al final una llega a la tesitura de que eres tú mismo el problema. Algo que dices, que haces, incluso sin darte cuenta algunas veces, algo, ese algo que te aleja de esa persona, de ese algo. Y sé que esa no es una manera sana de vivir, porque ¿para qué me voy a tirar sufriendo si se me ha regalado esta vida para vivirla? Cierto es que muchas noches, o algunas minutos depende como quiera funcionar mi cabeza, este pensamiento se hace TAN fuerte que me niego a hablar a alguien o hacer algo, mi madre siempre lo dice “eres una borde”, pero en otras ocasiones me he dado cuenta que esto es al principio, y quienes me han conservado a su lado durante los años saben que no sólo tienen a alguien que les quiere a su lado, sino que tambien hace reír, cuando más triste está uno, más usamos la risa. Para mi hacer feliz o sonreír a otros, aunque al final los acabe perdiendo, es realmente una verdadera realización. Ya que no puede solucionar mis propios problemas, ayudemos a otros con los suyos. En parte es esquivar lo mío, pero tambien es ayudar ¿no? Y eso es bueno, o eso dicen, hay que ser buenas personas y ayudar a los demás. Con todo lo que me ha ido pasando, he de confesar que estoy tratando de no pensar en perder gente, porque otra de las metas es “rodearte de gente que te ama”, y de eso tengo. Si te hacen daño, has de eliminarlos de tu vida, esto lo tengo claro desde que comencé… Todo. Entrando al asunto, pienso sobretodo en aquellas personas que me destrozaron el corazón, pienso que ellas tenían sus motivos, y que estos me hicieron estar donde estoy ahora. ¿Qué habría pasado si…? Ay, el quizás, cuan dañino es. No me arrepiento de aquel dolor, porque me hizo cambiar y superarme, como la superación es algo lento, da igual el caso, uno no nace curado ni aprende de la noche a la mañana, creo que la superación de uno mismo es la clave, marcarte tus objetivos y luchar por ellos. La vida es una montaña rusa, que sube y que baja, pero cuando baja siempre podemos agarrarnos al manillar con fuerza para, cuando suba, lo hagas bien.

                             Love always, L-. 



Pd: Ya tengo el libro en papel, felicidad absoluta.



12 de octubre de 2014

Sé fuerte (novena parte)


“No esperes, nunca llegará el momento perfecto” –Napoleón Hill.


Meta: Da tu primer gran paso para llevar a cabo algo que has estado aplazando.



            No podemos estarnos quietos esperando a que la felicidad venga a nosotros, tenemos que ser capaces de ver lo que tenemos y luchar por ello. Puede ser desde conservar algo antiguo o hacer algo nuevo. Siguiendo la meta, me he lanzado a la aventura de hacer un canal de Youtube. No sé, es algo que desde que empecé a interesarme por el mundo audiovisual siempre, y cuando digo siempre es siempre de verdad, he querido hacer. Pero hasta este año no he sido capaz de eso, de dar el gran paso. Porque es un gran paso, ya que te expones a miles de personas, y más en esta ciudad absurda donde todo el mundo conoce a todo el mundo. Pero hay que ser valientes, y más yo que soy una persona que le da realmente igual lo que opinen. Cierto es que tengo miedo por la gran exposición que surge ante mi persona, pero cuando le di a grabar en mi cámara todos los temores fueron apartados. Me siento… No sé expresarlo en palabras, es una sensación única, liberadora, me río como una niña pequeña, y lo mejor es que mis palabras también hacen reír a otros, esa creo que es la mejor satisfacción de haber empezado este proyecto, saber que estás ayudando a gente. Aprovecho la entrada y hago un poco de publicidad, espero que os guste mi “gran paso”, y a todo aquel que esté en la misma tesitura le digo completamente segura que dé el gran paso. No dejes para otro día lo que puedes hacer hoy, porque entonces será demasiado tarde


Love always, L.-
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...