27 de junio de 2014

Sé fuerte (Octava parte)

“Piensa en los lejos que has llegado, no lo que te falta por recorrer. Quizás no estás donde quisieras estar, pero tampoco estás dónde estabas antes” –Rick Warren.


Meta: En el día de hoy, celebra todo lo que has logrado desde el año pasado. Piensa en algo que has logrado en tu vida de lo cual te sientes orgullosa.



Es más que obvio que no estoy donde desearía estar, siendo actriz o trabajando en el cine o en la publicidad, pero sí que es cierto que tampoco estoy donde estaba hace un año. En abril de este año he cumplido un año en rehabilitación, aquel día estaba un poco disgustada conmigo misma porque “tengo 20 años y voy a rehabilitación”. Pero luego lo he pensado y creo que ir al médico fue la mejor decisión de aquí a un año. No me arrepiento para nada el haber ido al psicólogo y al psiquiatra, pues me ha hecho descubrir lo que soy y a tener que aceptarme con mis enfermedades o no. ¿Celebrar lo logrado desde el año pasado? Primero de todo haberme desecho de él, celebro que ya no pienso en él nada más que para partirle las pelotas, en que ya me imagino la vida totalmente sin él, y también sin otras muchas personas. Celebro que soy fuerte, que he aprendido a saber que, si una persona hace que te hagas daño, debes alejarla de tu vida. Hay noches que no soy fuerte, pero eso ya es porque son problemas conmigo misma, no con mis amistades o noviazgos. Celebro el haberme abierto y el haber contado a mi compañera de desayunos lo que me ocurría, al igual que con mi familia. Porque las cosas que nos pasan hay que contarlas, a gente que te entienda y apoye, porque si te las guardas para ti solo al final no te vas a recuperar. Celebro que he adelgazado, bastante además, eso me hace sonreír un poco pues ya no tengo el culo tan grande. ¿Y en algo que me sienta orgullosa? Bueno, ahora que es época de selectividad me he acordado de la mía propia. Recuerdo como mi familia me decía que no iba a pasar de segundo de bachiller, yo también lo pensé habiendo suspendido bastante en los dos primeros trimestres, y luego ¡zas! Me lo saqué, aprobé segundo de bachiller y pasé la selectividad, ¡y una de mis notas fue un nueve! Es algo que siempre recuerdo, pues realmente les di con las notas en las narices a mis padres, me siento orgullosa de eso.
Todavía me queda camino que recorrer, pero tener seguro que estoy convirtiendo mis sueños en realidad.

Love always, L.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...