24 de septiembre de 2012

Está pasando



Los anuncios de detergentes nos empujan a soñar con otras vidas. ¿Por qué tu tiempo presente es más blanco que el mío? Quieres ser la sonrisa de Brad Pitt, la casa de Madonna, el pelazo de Justin Bieber. La elegancia verbal de Mario Conde, los cojones de Nadal o el zapato de cristal de Leticia (qué daño hizo Walt Disney…). Quieres ser lo que ven otros ojos, la pluma de Pérez-Reverte, el hígado de Bukowski o las maracas de Machín. Quieres ser, incluso, lo que tú mismo fuiste en aquellos tiempos, cuando no existía el miedo, ¿lo recuerdas?
Pues bien, te invito ahora a imaginar lo contrario. Imagina que sueñas con tu mismo presente, con ser sólo tú, simplemente tú. Imagina que quieres ser tus propios dedos cada vez que acaricias el cuerpo de el hombre de tu vida. Que quieres ser tu misma casa, tu familia de siempre o tu curro actual. Que tienes un mundo propio y te gusta tu mundo. Que otros entren en él y en cada trayecto ellos sigan soñando con otras vidas, que te miren a través del espejo y no puedan evitar preguntarse el porqué de tu sonrisa en la locura de la ciudad.
Que se pregunten: ¿cómo es posible ser tú y feliz?
Que un chaval gilipollas envidie en secreto a una soñadora
Está pasando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...