24 de septiembre de 2012

Está pasando



Los anuncios de detergentes nos empujan a soñar con otras vidas. ¿Por qué tu tiempo presente es más blanco que el mío? Quieres ser la sonrisa de Brad Pitt, la casa de Madonna, el pelazo de Justin Bieber. La elegancia verbal de Mario Conde, los cojones de Nadal o el zapato de cristal de Leticia (qué daño hizo Walt Disney…). Quieres ser lo que ven otros ojos, la pluma de Pérez-Reverte, el hígado de Bukowski o las maracas de Machín. Quieres ser, incluso, lo que tú mismo fuiste en aquellos tiempos, cuando no existía el miedo, ¿lo recuerdas?
Pues bien, te invito ahora a imaginar lo contrario. Imagina que sueñas con tu mismo presente, con ser sólo tú, simplemente tú. Imagina que quieres ser tus propios dedos cada vez que acaricias el cuerpo de el hombre de tu vida. Que quieres ser tu misma casa, tu familia de siempre o tu curro actual. Que tienes un mundo propio y te gusta tu mundo. Que otros entren en él y en cada trayecto ellos sigan soñando con otras vidas, que te miren a través del espejo y no puedan evitar preguntarse el porqué de tu sonrisa en la locura de la ciudad.
Que se pregunten: ¿cómo es posible ser tú y feliz?
Que un chaval gilipollas envidie en secreto a una soñadora
Está pasando.

la tierra cadaver



La tierra no pregunta de dónde eres, ni a dónde vas. “Dónde” viene de don, tu señor padre. La tierra tampoco siente las huellas que dejas en su espalda a cada paso, ni tiene límites más allá de unos mares que nadie puso ahí. Y los mares tampoco son de quien los nombra.
La tierra que ahora pisas es azar. Puedes viajar a Tombuctú y echarás de menos a tu gente, no al suelo de adoquines o cemento que los mantiene en pie. No echarás de menos al resto de la gente que también pisa la tierra que dejaste, sino sólo a tu gente, aquella que sumó lo que ahora eres. Echarás de menos a la mujer o al hombre de tu vida, a tus padres, a tus hijos o a los hijos de sus hijos, a tus hermanos de sangre, al amigo de la infancia o incluso al chino de la esquina, al ciego del cupón o a tu psiquiatra. Ellos también pisaron tu misma tierra cadáver. Ellos también son azar.
Me aburren los debates nacionalistas. Me duelen las banderas por la sangre que chorrean sus costuras. Suena imbécil ondear banderas de España, o Cataluña, o Galicia, tejidas todas ellas en talleres de Hong Kong. Suena imbécil que el nacionalista español odie al nacionalista catalán y viceversa. Es de necios crear subgrupos de subgrupos de subgrupos:
Sentirse europeo > español > vasco…
Odiarnos a distancia sin conocernos de nada. ¿Cuántos muertos nos seguirá costando entender esto?
Suena imbécil sentirse orgulloso de un suelo que te sostiene sin tu permiso. ¿Elegiste acaso nacer aquí? ¿dónde está tu mérito? Afortunado sí, yo me siento afortunado. ¿Pero orgulloso?
Mi patria es el cielo. Mi patria es el pecho de Iván. 
Por lo demás, te regalo mi trozo de tierra. Nunca he sabido qué hacer con él.

7 de septiembre de 2012

Breakdown


Hey gloria, are you standing close to the edge? Lookout to the setting sun the brink of your vision. Eternal youth is a landscpe from the lie,the cracks of my skin can prove as the years will testify. Say your prayers and light a fire, were going to start a war, your slogans a gun for hire, It's what we waited for.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...