1 de enero de 2012

diario de una psicopata_9

Tengo hambre. Es noche vieja. Si queridos, Navidad, esa época del año inventada por las grandes empresas comerciales o por la Iglesia (¿o las dos cosas?). Hace meses que no he escrito este diario, no es algo de lo que este orgullosa pero se siente, pero todo sigue en su sitio. Ese maldito hijo de puta roba presas no ha vuelto a realizar ningún movimiento, yo tampoco. Las blancas siempre empiezan la partida y, en esto caso, yo soy las negras. Pero hoy es un día especial, noche vieja, la última noche del año y la de su vida para mi querida compañera de juerga esta noche tan  mágica, no recuerdo su nombre, llamemos la "Lunar" puesto que recuerdo que tenía un lunar (pintado seguramente) en el labio superior. 
Todo comienza como siempre, comida familiar, campanadas, marginacion hacia mi familia... Una vez hecho los "actos sociales obligatorios" dictados a lo largo de los tiempos, me decido a salir. Americana negra, camiseta de Superman, pantalones claros y converses. 
- Podrías ponerte más mona hija- grita mi abuela
- No gracias- contesto mientras salgo por la puerta
Las 2 de la mañana, ayuntamiento.Veo a mis "colegas" en la puerta, faltan algunos impuntuales como siempre. Escucho algunas conversaciones pero sin demasiado interés, hoy lo único que quiero es cazar. Así pues pasamos unas horas en bares, viendo a crías de 11 años o menos bailar junto a otros críos una especie de baile-cortejo que más bien parece que están haciendo el amor de pies. Y ahí la encuentro... Lunar, de unos 18 años, pelo negro, con tacones, sentada en las escaleras intentando mantenerse en pie por la borrachera. Justo cuando estoy mirándola veo que alza la vista, tiene los ojos verdes, y me mira fijamente. Yo desvió la mirada a su lunar, que me pone de los nervios...
- ¿Me sujetas el pelo por favor?.  (Obviamente al estar borracha la pronunciación no era tan perfecta)
- Claro, vamos te llevo a ese callejón para que no te vean
La agarro el bolso y los tacones, muy bonitos. Y caminamos juntas hasta la vuelta de la esquina, nos metemos en el callejón. Comienzo a hacerla una coleta. 
De repente se gira, me agarra la cara y junta sus labios junto a los míos. Un beso. Se aleja y se tapa la boca para que no salga el bocata que había comido previamente. No consigue impedir el vomito.La comida sale a través de sus dedos, manchando mi americana, mi camiseta de Superman y mis converses. 
- Lo siento- dice mientras coge un pañuelo de su bolso (parece que ya no está borracha) y me lo pasa.
Cuando acabo de limpiarme le paso el pañuelo pero ella niega con la cabeza.
- Él me dijo que te lo diera y que lo leyeras
Sin esperarme lo siquiera Lunar sale corriendo, ¿se estaba haciendo la borracha?, dejándome en el callejón sola con cara de estupefacción. Decido mirar el pañuelo. Tiene escrita unas letras con carmín rojo...
"Alfil a B8... te toca Superman Fmdo: Da Vinci"
Es él otra vez...Salgo corriendo en busca de Lunar mientras grito: ¿Quien te ha dado esto?. Pero nadie me hace caso... Decido dar la vuelta y volver a casa.
Y así, una vez más, Da Vinci se me ha adelantado, ahora sabe quien soy, como visto... Y con esta duda en la cabeza vuelvo a mi casa, llena de vómito y con ganas de realizar el siguiente movimiento.






Odio Navidad...





continuara...







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...