27 de febrero de 2011

Sólo las personas entusiastas son capaces de vencer los desafíos de lo cotidiano


La compañía Telefónica (o Telefonica, según describen ellos, habiendo suprimido la anticuada tilde) ha tenido a bien enviarme un folleto en el que informa, no sin entusiasmo, de las ventajas de un denominado << Plan Hello>>. Eso me ha recordado que hará un año esta misma compañía lanzó otro plan o campaña de cuyo contenido yo no llegué a enterarme, aunque sí se me quedó el titulo. Se llamaba <<Friends & Family>>, pero sus destinatarios, contra lo que uno pudiera imaginar, no eran los visitantes anglosajones deseosos de comunicarse con sus seres queridos desde un país extranjero, sino el público español, dado que el resto de ala información estaba redactado en nuestro idioma.
Por la misma época otra empresa de servicios telefónicos (no sé sí debería poner telefonicos) lanzó una oferta al parecer sumamente innovadora anunciada con otro reclamo triunfal <<One Touch Easy>>. La verosimilitud gramatical de la expresión es más bien dudosa, pero su anglofilia resulta casi enternecedora. Estoy llegando a la conclusión de que lo que distingue a las compañías telefónicas españolas es una pasión desmedida por la lengua inglesa. En eso se distinguen las compañías americanas, que en muchas zonas de Estados Unidos procuran anunciarse en español.
Es un misterio. O un mistery, como tal vez escribiría uno de esos ejecutivos telefónicos o publicitarios españoles que debieron criarse en la anglofilia palurda de los años sesenta, cuando el colmo de la sofisticación y la modernidad era poner letreros terminados en un genitivo sajón. En mi ciudad natural, tan refractaria a otras innovaciones, la primera discoteca que se abrió a finales de los años sesenta se llamó audazmente Loma´s, por la loma donde la ciudad se levanta y a la que da su nombre. Era para nosotros un antro tentador de perdición del que se fluía hacia la calle un latido de percusiones y de bajos eléctricos y un hilo de luz roja. No me refiero solo a reliquias pueblerinas: hasta hace muy poco hubo en mi barrio de Madrid un local de los llamados de ambiente que ostentaba el nombre, glorioso de tan inverosímil, de Vey Very Boy´s.
No logramos aprender ingles, pero al menos estamos logrando olvidar el español, y casi inventar otro idioma que no es ninguno de los dos, pero que a los ya citado ejecutivos telefónicos y publicitarios debe de parecerles de un refinamiento tremendo. La ex Telefónica, ahora Telefonica, seguramente será la empresa más poderosa en el ámbito de la lengua, la que tiene una presencia mayor y más cotidiana en los países hispanos de América. La inmensa mayoría de sus clientes hablan por teléfono en español, pero la telefónica o Telefonica se empeña en difundir entre ellos un extraño idioma en el que las cosas se llaman teleline o moviline y en el que de pronto surgen expresiones tan enigmáticas como esta: MoviStar Pack Activa. ¿A qué gramática de qué lengua obedece esa secuencia de palabras ensartadas por algún visionario del marketing? ¿Con qué concuerda, por ejemplo, la palabra activa? Por comparación, aquel reclamo tan célebre que ofrecía un kit manos libres resulta casi poético.
Lo que irrita no es que entren en la lengua las palabras extranjeras, sino que lo hagan traídas por la pedantería de unos cuantos ignorantes que tienen la capacidad de amplificar aterradoramente el efecto de su tontería. Si en un anuncio se ofrece un paquete de algo queda como una vulgaridad; sí lo que compramos es un pack estamos adquiriendo un producto más avanzado y valioso; incluso la comida de los perros casi se convierte en un manjar se si se llama Friskies digestión plus.
Sólo se me ocurre una palabra para felicitar a todos estos benefactores de la lengua española: Congratulations


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...